Los motivos por los que no alcanzas tus objetivos en el entrenamiento

No caigas en el error

Los motivos que llevan a la mayoría de las personas a no ver cambios significativos suelen ser los mismos

Son muchas, cada día más, las personas que deciden apuntarse a un gimnasio con la idea de cambiar su físico y mejorar su salud. Sin embargo, si existiera una estadística sobre cuántos de ellos, pasado un tiempo, pueden decir que han obtenido resultados y han logrado ver realmente cambios significativos, la cifra sería bastante pobre.
 
Y es que realmente pocos de ellos hacen las cosas bien. Sobre el entrenamiento y la nutrición existen gran cantidad de mitos y creencias comunes, así como una gran  industria detrás que nos hace creer en la existencia de productos, dietas y entrenamientos milagro que por sí solo valen para obtener resultados. En este artículo vamos a analizar algunas de las claves que pueden llevar a una persona a fracasar en sus objetivos, con el consiguiente desánimo y abandono de la práctica de ejercicio.
 
– No realizar un entrenamiento adecuado a tu condición física y cualidades. En esto de la musculación creemos que cualquier entrenamiento vale. Es común llegar al gimnasio y comenzar a usar la tabla que nos da un monitor, la misma que le da a tu vecino, que pesa 15 kilos más que tú y lleva 3 años entrenando, o pedir la tabla a ese chaval con un físico envidiable al que todos admiran (y que lleva muchísimos años entrenando y quién sabe si usando algunas “ayudas”). Esto es un grave error, el entrenamiento debe ser adecuado para tu caso en concreto y objetivos. Un entrenamiento Weider clásico de máxima división puede ir muy bien para una persona que lleva cierto tiempo entrenando, pero en un novato solo causará agujetas insoportables y sobreentrenamiento.
 
-La dieta que haces no es para ti (o directamente no haces dieta).El mismo error anterior pero llevado al ámbito de la alimentación. La dieta de cada persona debe ser única, adaptada a tus necesidades calóricas y con las proporciones adecuadas para tu objetivo. Una dieta con la que un individuo de 70 kilos gana peso, puede hacer perderlo a otro de 80 kilos o con características distintas. Un error también frecuente, y peor aún, es creer que con el entrenamiento es suficiente. Si no das a tu cuerpo los nutrientes necesarios para que construya músculo, o no logras el déficit calórico necesario para que tu cuerpo tire de reservas de grasa, estás perdiendo el tiempo.
 
– Crees que los suplementos son la panacea o no los usas correctamente.Los suplementos pueden ser de gran ayuda como sustitutos de comidas (caso de las proteínas, por ejemplo) o para aumentar ligeramente el rendimiento. Sin embargo, si no se acompañan de un entreno y dieta adecuados son completamente inútiles. De nada sirve usar Aminoácidos ramificados si luego no proporcionas a tu cuerpo lo largo del día la cantidad de proteínas que necesita. Por otro lado la mayoría de suplementos no contienen la dosis adecuada para que realmente notemos efectos, como es el caso de los BCAA en tabletas o las fórmulas “milagro” que contienen muchísimos ingredientes, pero ninguno en su cantidad óptima. Los fabricantes suelen recomendar una toma de dos o tres tabletas de BCAA (de 1 gramo cada una), sin embargo cuando estos se toman en polvo, la dosis suele ser mucho más alta. ¿Curioso, verdad? Teniendo en cuenta que se trata de un mismo suplemento. Si tomas solo tres gramos de BCAA antes del entrenamiento el beneficio será prácticamente nulo.
 
– Desconoces la importancia del descanso. Entrenas y comes bien, tomas mil suplementos, algunos de ellos pro-hormonales, sin embargo desconoces que esta y otras muchas hormonas se segregan durante el sueño. Si duermes 5 horas va a ser muy difícil recuperarte del esfuerzo, por no hablar de los efectos negativos sobre tu testosterona, hormona de crecimiento, etc. Otro error frecuente, relativo al tiempo de descanso, es entrenar con demasiada frecuencia, obviando que el músculo crece cuando descansa, no mientras se entrena.
 
– Haces repeticiones “basura”. Esta es una de las grandes lacras del gimnasio, sobre todo entre los chicos. El ego que nos hace sentirnos más hombres por mover más kilos que el de al lado o que nuestro amigo. Sin embargo por el camino se nos olvida la técnica y hacemos medias repeticiones, o incluso un cuarto de ellas. El press banca, la sentadilla y el curl de bíceps son los movimientos estrella en los que se puede observar este fenómeno. Si a lo poco efectivas que estas resultan le unimos el riesgo de lesiones, el resultado es nefasto.
 
Por todo ello, y muchas más cuestiones que darían por sí solas para escribir un libro, es importante formarnos por nosotros mismos, tratando de aprender día a día y de las fuentes adecuadas y contar con la ayuda de profesionales del sector, que nos asesoren  sobre cómo alcanzar nuestras metas. Un entrenador personal puede hacer muchísimo más por ti que cualquier suplemento, dieta o entrenamiento milagro, tenlo por seguro.
Los motivos por los que no alcanzas tus objetivos en el entrenamiento
Valoración
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *